2 de Abril 1920 y también fue un Viernes Santo.

El duelo más famoso en Uruguay se produjo en el Parque Central, fue el que tuvo lugar entre José Batlle y Ordóñez y el joven periodista, Washington Beltrán Barbat, desencadenado por una nota que este último escribió sobre el primero.​ El duelo se llevó a cabo el 2 de abril de 1920 y tuvo como resultado la muerte de Beltrán. A diferencia de los duelos criollos, este tipo de duelos contaban con una serie de formalidades, como la elección de padrinos y la definición de armamento y lugar de la contienda.

El 1 de abril de 1920 publica en el diario El País, un artículo titulado Qué toupet, el cual motivaría ser retado a duelo por parte del ex presidente José Batlle y Ordoñez. El duelo con pistolas fue fijado para el día siguiente, oficiando de padrinos de Beltrán sus compañeros del diario, Leonel Aguirre y Eduardo Rodríguez Larreta.

El primero en llegar al lugar convenido, donde hoy se encuentra el estadio Gran Parque Central, fue Beltrán pasadas las diez de la mañana, acompañado de sus padrinos y de su médico, Arturo Lussich. Luego de pasados unos minutos llega el retador acompañado por sus padrinos, Ovidio Fernández Ríos y Francisco Ghigliani, su médico Lorenzo Mérola y el director del lance, Domingo Veracierto.

Debido a la fuertes lluvias que se desataron en el momento del comienzo del lance, el duelo tuvo que ser suspendido en dos ocasiones de cinco y diez minutos. El duelo se reanuda a las once menos diez y ambos se disparan sin hacer blanco. Luego de cargar nuevamente las pistolas, se reanuda el duelo, pero esta vez, Batlle y Ordoñez hace blanco a pocos centímetros de la axila derecha de Beltrán, el cual muere pocos minutos después.

El expresidente era un experto tirador, Beltrán nunca había empuñado un arma de fuego, sabía sí esgrima. El enfrentamiento fue en el Parque Central, a 25 pasos de distancia y a dos tiros.

No obstante, al no existir una habilitación legal para los duelos, los contendientes podían ser enjuiciados por asesinato o enfrentarse a otras consecuencias. Esto cambió pocos meses después del enfrentamiento de Batlle y Ordóñez y Beltrán Barbat, ya que el 6 de agosto de 1920 fue promulgada una “Ley de duelos”.

El Uruguay todo, estaba aún bajo el impacto de la noticia. Beltrán el “pichón de águila” como lo había bautizado Carlos Roxlo y la promesa del Partido Nacional, había sido abatido por el dos veces ex presidente de la República José Batlle y Ordóñez, en un duelo a pistola realizado el 2 de abril (Viernes Santo) a las 11 de la mañana en el Parque Central.

Beltrán, tenía 35 años, tres hijos de seis, cuatro y dos años y un cuarto en camino. Su mujer, Elena Mullin, estaba embarazada de siete meses y medio.

El detonante de la situación fue un artículo, escrito por Beltrán y publicado, sin firma en El País, el jueves 1 de abril. Qué tupé, lo tituló y en él arremetía, contra Batlle y Ordóñez.

Entre otras afirmaciones expresaba:

“El campeón del fraude, el que hizo doctrina constitucional de la influencia moral en el anoche me llamó Batlle de las elecciones de Río Negro, el que firmó un decreto que no osaron suscribir ni Santos ,ni Varela declarando que los policías podían y debían intervenir en política electoral; el que formó los desfiles de la policía a base de soldados disfrazados (…)el que quemó el voto secreto que libera al obrero del patrón y al funcionario del gobierno; el que inventó los compromisos escritos arrancados antes de ser electos, el que hizo Diputados y Senadores desde la Casa de Gobierno y condenó a destierro y miseria a José Enrique Rodó por haber sido independiente y altivo ,(…) ¿ Para qué seguir si don José Batlle se sabe esto de memoria y mejor que nosotros?

 

Deja una respuesta