La enfermedad ya esta instalada hace mucho, lo único que sabemos con certeza es que es degenerativa.

Sorprende a los que aun no fueron infectados justamente por esa condición, porque aun no fueron inoculados. Es increíble oír y ver los comentarios de la gente en la calle, redes sociales respecto a la muerte de un ciudadano en la vía publica a manos de otro. Con sensatez aun inmune vemos algún individuo  entender que esto no tiene nada que ver con  el fútbol, que nada tienen que ver las instituciones que fueron los que mas hicieron por hacer llegar la vacuna a su población. Que grado de responsabilidad le puede recaer a Nacional o Peñarol, a José Decurnex  o Jorge Barrera, cuando fueron quienes mas hicieron por controlar la pandemia que los castigaba cada fin de semana. Nos quisieron hacer creer que esto era culpa del fútbol y que la violencia se generaba por los inadaptados de siempre. Esto es una falacia, porque realmente son los adoptados de la impunidad, los que hacen culto al lumpen, los que predican apología del delito, de los que conocen mas de impunidad que de obligaciones. Los inadaptados de siempre no eran esto, hoy vivimos con los adoptados de la impunidad, los que públicamente manifiestan odio y no pasa nada, los que consumen y trafican drogas  en la vía publica y hacen desmanes, los que se vanaglorean de haber matado a un bolso o manya o a un milico y al gil que se resistió. Crean que no son los inadaptados de siempre, distan muchisimo de eso. Estos son otra raza, mucho mas predecibles, violentos e ignorantes con tanta impunidad que hasta publican sus miserias y acá no pasa nada. Fantaseaban con un apocalipsis zombie, pero acá ya lo estamos Sufriendo, hagan la analogía.

 

Deja un comentario