10 de Octubre de 1811 fue el día en que la ciudadanía eligió a José Gervasio Artigas jefe de los Orientales.

 

Habían transcurrido alrededor de tres meses de instalado el sitio de Montevideo, con el apoyo de la Junta de Gobierno de Buenos Aires que designó como Jefe del ejército revolucionario a Rondeau, cuando corrió por las filas de los sitiadores el rumor de que la Junta de Buenos Aires estaría en tratativas para concertar un armisticio con el jefe de las fuerzas españolas sitiadas en Montevideo, Francisco Javier de Elío.

 

 

Las condiciones del armisticio, significarían que sería levantado el sitio de Montevideo, y que el territorio de la Banda Oriental quedaría bajo el dominio de Elío.

La alarma causada por tales noticias fue muy grande. Se temía, principalmente, una intensa represalia contra los pobladores de la campaña, por su participación en la revolución. La actitud asumida po Elío al expulsar de Montevideo a todas las familias sospechadas de simpatizar con la revolución, así lo hacía presumir.

Ante tal situación, Rondeau convocó una reunión que se realizó en lo que se llamaba “La quinta de la paraguaya”, un pequeño establecimiento de campo de las afueras de Montevideo, que estaba ubicado en la zona de las actuales Avda. 8 de Octubre y Avda. Garibaldi.

Allí se formalizó una fuerte corriente de opinión, que Artigas relató en un oficio que escribió el 7 de diciembre de 1811, en el sentido de que si se concretaba el armisticio debía levantarse el sitio de Montevideo; y retirarse a otra posición más favorable para aguardar la llegada de las anunciadas fuerzas portuguesas, que avanzaban al sur desde el Brasil.

Artigas reconoció que por su posición de subordinado militar de la Junta de Gobierno de Buenos Aires estaba obligado a levantar el sitio; pero sostuvo una firme oposición al armisticio, que dejaba a la Banda Oriental en poder del dominador español o portugués.

Los vecinos presentes en la asamblea respaldaron la posición de Artigas, y anunciaron su disposición a continuar combatiendo contra el dominio extranjero; y considerando roto el acuerdo con la Junta de Buenos Aires – que Artigas posteriormente calificara de no haber sido “nunca expreso” – declararon estar celebrando un “acto de constitución social” y nombraron a Artigas como Jefe de los Orientales.

Este episodio puede considerarse como la primera manifestación de un sentimiento nacional de autonomía de los pobladores de la Banda Oriental; como entonces era designado el territorio al este del Río Uruguay y que en definitiva vino a conformar la República Oriental del Uruguay.

 

fuentes: http://www.escueladigital.com.uy/ – YouTube – Video Subrayado – sauce.com.uy – 

ES HOY

Deja una respuesta