La educación virtual en nuestro país pudiese ser una herramienta paliativa pero dada la realidad no puede ser más que de corto plazo.

Lamentablemente la conectividad existente y no solo hablo de nuestra localidad o nuestro departamento sino a nivel país no es optima para desarrollar esta opción con normalidad y de forma prolongada.

En la actualidad inclusive con conexión por fibra óptica con velocidades de bajada de 60 Mbps y de 10 Mbps de subida no garantizan el normal funcionamiento y el 100 % de funcionalidad de las clases virtuales. El éxito de esta opción depende de múltiples factores de los cuales la conectividad es muy importante pero no es la única problemática a resolver.

Seguramente si tienes acceso a Internet por Fibra en su plan básico cuyo costo mensual es de $ 1355 contaras con 350 gigas de tráfico y conectividad 60/10 Mbps, si tienes un potente ordenador mas multimedia acorde (micrófonos, parlantes, auriculares) y un lugar donde no tengas interrupciones o sonidos que alteren tu concentración seguramente tu experiencia sea buena aunque no es garantía si tu profesor está en una zona de conectividad más limitada y aunque también le cueste $ 1300 mensuales como lo es el Plan Cobre Básico, él dispondrá de una conectividad de 3072/512 Kbps muy inferior en cuanto a velocidad y estabilidad.

Esto es solo el inicio de un sinnúmero de problemas que tiene que sortear un alumno con su máxima voluntad y predisposición para poder ingresar a la sala virtual, tal vez en su hogar tenga que compartir espacio con familiares que también efectúan sus tareas, hermanos mayores o menores que no detienen sus quehaceres o deben coordinar el uso de ese único espacio o compartir en horario esos básicos 512 Kbps de subida.

Ni hablemos de la comprensión cuando están tomando un tema y la plataforma o el video del profesor sufre micro cortes o cortes y el concepto queda pulverizado en el éter sin opciones de replay. Muchas veces son interrupciones generales y eso siempre hace que alguno de los alumnos lo ponga de manifiesto, pero como siempre pasó y pasará muchos chicos tienen inconvenientes para detener o pedir un reitero sobre todo cuando interpretan que el problema es desde su terminal.

También sucede que el profesor repite el concepto pero plagado de cortes que hacen que la reiteración sea en vano.

Hay alumnos usuarios de la Plataforma CREA que entre ellos comentan que las clases de tal o cual profesor son más fluidas que las clases de otros, esto es un dato real y directamente relacionado con la conectividad, el profesor emite mediante esta plataforma desde su domicilio particular pero como lo comentábamos anteriormente, si tiene o dispone de un máximo de 512 Kbps de subida es imposible pueda lograr emitir audio y video satisfactoriamente.

Algunos docentes apelando siempre a su gran vocación buscan alternativas como solicitarles a sus alumnos que ingresen a la plataforma ZOOM a ver si allí es mejor la conectividad, a veces con un poco mas de éxito pero no siempre.

Otro de los problemas es la carga horaria, es muy inferior a la presencial, normalmente una materia puede contener una carga horaria de 3 a 4 horas semanales, lo que conocíamos como (Lunes a 1era y 2da y los Jueves a 4ta por ejemplo) pero en esta modalidad virtual hablamos de 1 hora semanal que además en ocasiones no llega a ser tal ya que algunas veces los profesores finalizan la clase antes de tiempo debido a los inconvenientes para lograrla.

Capítulo aparte son los deberes, el alumno recibe la tarea en CREA por ejemplo, posteriormente de realizada sube el deber a la plataforma y aguarda por su corrección, muchas veces y depende del profesor solo recibe la calificación sin devolución de donde está el error en caso de haberlo.

Son grandes las problemáticas que van sucediendo, mas cuando el programa no transcurre satisfactoriamente, no podemos evitar hacer la analogía que en este mismo sistema educacional pero en presencialidad una varicela prolongada comprometía gran chance del año lectivo del estudiante.

Hoy nos encontramos con una generación de estudiantes con una escasa preparación y casi promediando el segundo año consecutivo.

También podemos observar un fenómeno que se está dando y genera inequidad, muchos centros privados, academias o profesores particulares reciben por parte de quien puede costearlo a estudiantes iletrados buscando ser instruidos al menos con los temas que refieren a los deberes indicados.

Estos profesores particulares están muy bien preparados, ayudan muchísimo a los alumnos y los reciben presencialmente en sus respectivos lugares con todos los protocolos, mascaras, alcohol y distanciamiento, pero que pasa con el que no puede pagar una o dos horas semanales para paliar la situación.

Sin dudas es un tema de aprendizaje para nuestro país y de conciencia para tener más que en cuenta a la hora de fijar presupuestos para nuestra educación pública e inversión en los entes estatales.

 

Deja una respuesta