Hoy cumple 85 años un preeminente del Fútbol Mundial, Carlos Salvador Bilardo.

Hablar de Bilardo es hablar de trabajo obsesivo, pasión a una micra de perder la cordura, es hablar de la mejor época de Estudiantes de La Plata, es hablar de Maradona, es hablar de México 86 es hablar de la Selección Argentina, es hablar de Fútbol en su máxima expresión.

Carlos Salvador Bilardo (La Paternal, Buenos Aires, 16 de marzo de 1938) es un médico ginecólogo, exfutbolista y exentrenador argentino. Como jugador, se desempeñó como centrocampista y desarrolló la mayor parte de su trayectoria en Estudiantes de La Plata en la década de 1960. Como entrenador, es reconocido por haber sido campeón del mundo con la Selección Argentina de Fútbol en 1986 y casi retener el título en 1990. Como entrenador de la Argentina se hizo reconocido por crear y utilizar la formación 3–5–2 en su máximo nivel; una formación que ha sido ocupada por décadas pero que nunca alcanzó un gran nivel de popularidad.

Tras formarse en las juveniles de San Lorenzo, Bilardo debutó en 1958 en el Ciclón, etapa donde jugó por cuatro años. Luego fue traspasado al Deportivo Español, para más tarde recaer en el club Estudiantes de La Plata. En el pincharrata, Bilardo coincidiría con el pragmático entrenador Osvaldo Zubeldía, quien se convertiría en un mentor para él, y liderarían al club platense a la mejor época de la historia del club, ganando tres Copa Libertadores de América de forma consecutiva, y logrando el hito de coronarse campeón del mundo al ganarle la Copa Intercontinental 1968 al Manchester United de Matt Busby en Old Trafford. Jugaría allí hasta 1970, donde tras ser relegado por el mismo Zubeldía, se retiraría del fútbol.

Como entrenador, empezaría a hacerse un nombre entrenando a Club Estudiantes de La Plata en sus primeros años. Alcanzaría la final de la Copa Libertadores 1978 entrenando al Deportivo Cali, y conseguiría el Campeonato Metropolitano de 1982 con Club Estudiantes de La Plata, que lo llevaría a ser elegido para ser el entrenador de la Selección Argentina de Fútbol tras el fracaso de Menotti en España 1982. Bilardo llevaría a cabo una de las etapas más importantes en la historia del fútbol argentino, y gracias a un innovador y pragmático sistema táctico consiguió la Copa del Mundo en México 1986. Cuatro años después, en Italia 1990, con un equipo más debilitado, Bilardo volvió a llevar a la Argentina a otra final del mundo, pero esta vez Alemania se llevaría el título. Luego de su renuncia en 1990, el Narigón tuvo etapas en el Sevilla y Boca Juniors hasta su retorno a Club Estudiantes de La Plata en 2004, que tras salvarlo del descenso, anunciaría su retiro definitivo.

Sus curiosos métodos, su forma pragmática y astuta para entrenar, su ideología de trabajo y mentalidad de “ganar a cualquier costo” llevaron a que se formaran dos escuelas de pensamiento en Argentina. El llamado bilardismo, una antítesis para el menottismo, representado por el entrenador César Luis Menotti, con quien formaría una reconocida rivalidad por representar el fútbol elegante y jugado de buena forma a pesar del resultado. Varios entrenadores que surgirían en la Argentina en los años posteriores a estos dos llevarían a cabo sus métodos a partir de estas dos escuelas.

De la época que el futbol era otra cosa, de picardía absoluta, fenómeno social y de anécdota perenne. Donde cada gesta era mas espectacular mientras se terminaba el pocillo en algún cafetín rioplatense o en el copetín del bar y no es juego de palabra por el VAR

Dueño de la famosa frase “no tiene bebida alcohólica señorita, tiene gatorei” 

 

Palmarés como Jugador

Palmarés como Director Técnico

 
 

 

 

Deja una respuesta