Este 10 de junio se celebra el día mundial de la enfermedad de Andrade, una afección que, según la Asociación Valverdeña de la Enfermedad de Andrade (ASVEA), es una amiloidosis (acumulación de una sustancia proteica denominada amiloide), invalidante y letal que afecta al sistema conectivo, especialmente al sistema nervioso periférico.

Al pasar los años provoca una neuropatía sensitiva, motora y autonómica. Asvea nombra que la PAF tipo 1 (Enfermedad de Andrade o Polineuropatía Amiloidótica Familiar) es hereditaria, pues sólo puede transmitirse de padres/madres a hijos/as.

La Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria da a conocer que La PAF se ha incluido entre las enfermedades raras (con prevalencia menor de 5/10000). Y, en España, con una importante incidencia en Mallorca y Valverde del Camino (Huelva) y con un aumento anual progresivo de enfermos y portadores asintomáticos, se ha convertido en el quinto foco mundial de PAF sólo superado por los de Portugal, Japón, Suecia y Brasil.

Se trata de una enfermedad emergente en nuestro país, porque el número de enfermos aumenta progresivamente.

¿Cuándo surge?

Tiene su origen en 1500 de la Edad Media en el norte de Portugal. Algunas personas empezaban arrastrando sus pies, no podía andar y luego fallecían y se desconocía la causa de ello. La enfermedad la describió el doctor portugués Corino Andrade en 1952.

Síntomas de la enfermedad de Andrade

En su día mundial, hay que tomar conciencia de esta enfermedad y de cuáles son los síntomas. Asvea explica que los síntomas se inician en la cuarta década de la vida, aunque hay casos más precoces y también más tardíos.

Y que los síntomas pueden ser muy variados, es frecuente, en un inicio de la enfermedad, que haya, en las extremidades inferiores, hormigueos, entumecimiento, pérdida de fuerza y de sensibilidad, pérdida de sudoración; y luego ya afecta a las extremidades superiores, tronco y otras partes del cuerpo.

Son síntomas también frecuentes los pinchazos, los dolores, las sensaciones de descarga eléctrica y sensación de frío general.

Mientras que también se dan las alteraciones del sistema digestivo. Causa estreñimiento y posteriormente diarrea crónica acompañada de encopresis y malabsorción por sobrecrecimiento bacteriano.

Pero hay más porque la diversidad de síntomas hace que también pueda haber afectación pancreática con crisis hipoglucémicas postprandiales, vómitos, regurgitaciones, pesadez después de las comidas, pérdida de peso y de apetito, arritmias, diversos tipos de anemia, retención de líquidos, edemas y mareos al cambiar bruscamente de posición.

Todo esto lleva a un deterioro progresivo del enfermo que acaba con la muerte del mismo en un plazo de 10 años aproximadamente.

Existen medicamentos  aprobados para retrasar el daño neurológico en los pacientes con esta enfermedad

EL TRASPLANTE HEPÁTICO
Para asegurar el éxito, es necesario, que el trasplante hepático se lleve a cabo en una fase temprana de la enfermedad (durante el primer año), ya que si el trasplante se hace en una fase demasiado evolucionada de la enfermedad, es muy probable que surja la morbimortalidad postrasplante y la calidad de vida se vería muy afectada.

 

https://okdiario.com/ + webinar

Deja una respuesta