El emblemático Bar “EL TOTO” fue sin dudas un punto de referencia de nuestra ciudad y durante varias décadas fue Javier Metediera quien estuvo al frente.

Varias generaciones convergieron ahí, desde sus comienzos con TOTO VIDAL  y mas acá en el tiempo con Javier.

Punto de encuentro, lugar donde casi por regla matemática encajaba perfectamente en  tiempo y espacio a un nutrido grupo de personajes de nuestra ciudad.

Lugar donde interrelacionábamos naturalmente los que éramos recurrentes, era muy común llegar y conversar fraternalmente con las distintas tribus, los veteranos y digo veteranos de los 90 que no son los mismos veteranos que en el 2021, ellos te participaban como nosotros los participábamos a ellos, un lugar donde tomábamos literalmente un café con los padres de nuestros amigos, simplemente compartíamos.

El bar que casi que por regla tácita  te iba desplazando con el tiempo desde la mesa de la ventana a la mesa frente a la caja registradora pero sin ocupar la silla de Javier, hasta irte arrimando con los años a la mesa del fondo, casi que propiedad del entrañable Hugo Rizzo, una institución en otra.

Bar familiar, atendido por sus dueños, si no estaba Javier, estaba Marcelo, Pablo, Diego y hasta Analía en alguna ocasión, ni hablar de Ana preparando las famosas “Peludas” unas milanesas sinigual.

Cientos y miles de anécdotas, personajes que realmente algún día pasaremos a papel con los que saben de esto como son los gurises de Ana y Javier.

Ese Bar que ya no existe aunque si su recuerdo porque de algún modo todos fuimos BAR EL TOTO hoy despedimos a Blas Javier Metediera, QEPD

 

Deja una respuesta