A principios del Siglo XIX, Montevideo era solo un Puerto Comercial sin protección alguna. En 1841, después de varios incendios, el puerto adquiere dos bombas de mano con las que atendía además a la población. Cuando había un incendio, daban la alarma general lanzando tres cohetes e izando una bandera blanca de día, o encendiendo una luz roja por la noche. En 1859, en la Cárcel de Montevideo, junto con los cursos de aprendizaje industrial, se creó una sección de zapadores de bomberos.
A principios de 1876, la Compañía de Seguros privada “La Providencia” organizó un servicio de bomberos de 30 hombres, a fines de ese año, esta Compañía adquirió una de la Bombas de mano traídas por el Puerto en 1841.
En 1887, el 27 de Octubre, se promulga la Ley de creación del Cuerpo de Bomberos de Montevideo. En ese mismo año mediante una campaña popular, se compra una bomba a vapor, mangueras de cuero y un carro para transportar el material. El 14 de abril de 1888, los bomberos pasan a ocupar el viejo Cuartel de Serenos, en la calle que hoy lleva el nombre Paraguay, No. 268. Fue nombrado como Primer Jefe de Bomberos, Don Pablo BAÑALES.
En 1921 se crean los Destacamentos de Paysandú y en 1924 de Salto. En ese mismo año, se aprueba el decreto que autoriza el comienzo de las obras para la edificación del Cuartel Central de Bomberos. En 1930, con motivo del Centenario de la Jura de la Constitución, se inaugura el Edificio del Cuartel Central, y en razón de la fecha se denomina el mismo como “Cuartel Centenario”, ocupando la manzana ubicada entre las calles Colonia, Minas, Mercedes y Magallanes.

Ser del Pueblo y para el Pueblo
de los Bomberos consigna son;
Serenidad y Valor
al combate a vencer,
al fuego destructor ,
jamás ceder, adelante corazón.
Compañero el puntero nos dio,
el ejemplo y abnegación
voy contigo y aquí estoy
en la lucha con ardor…
Compañeros las vidas salvad
Compañeros las llamas batid,
nuestro Pueblo debe ver
lo que somos en la lid,
nuestro Pueblo debe ver
lo que somos en la lid.
La Victoria cual premio final
del deber el ejemplo y la voz
y el orgullo de ser Oriental,…
agiganta la fé y el tezón
La Victoria cual premio final
del deber el ejemplo y la voz
y el orgullo de ser Oriental,…
agiganta la fé y el tezón

 

Deja una respuesta